Manuel Álvarez, un artista en la restauración de motos clásicas en Cañada del Rabadán

Restauración motos
Manuel Álvarez, junto a sus máquinas más preciadas
Las cosas que se hacen con pasión suelen dar sus frutos. La restauración de motos antiguas requiere de una habilidad y paciencia únicas. Si unes todos estos elementos el éxito está asegurado. Es el caso de nuestro protagonista, que nos cuenta la historia de su gran afición.

Manuel Álvarez Rosa, vecino de Cañada del Rabadán de 33 años, es un enamorado de las motos antiguas desde chiquitito. De pequeño se iba a jugar al corral de la casa de su abuelo, donde este tenía una Rieju abandonada que le llamó la atención. A los 13 años lo convenció para que se la diera y aprendió a conducirla con la ayuda de su padre.

Al principio su única afición era correr por ahí con la moto. Cuando tenía 16 años le compraron una Yamaha TZR, pero a Manuel le seguían maravillando las clásicas, las motos de tres marchas.

Con el tiempo empezó a repararlas y restaurarlas, siendo la primera aquella Rieju del abuelo que estaba muy cambiada de la original. De hecho, para recomponerla tuvo que juntar tres motos.

Manuel aprendió este oficio, como se suele decir, “a base de topetazos”. Le preguntaba a gente mayor entendida que le aconsejaban, pero básicamente ha sido autoaprendizaje. No ha trabajado en ningún taller y para este cañetero es simplemente su gran hobby.

Reconoce que lo más complicado son los motores, pues aunque sea el mismo modelo de moto, cambian según el año de fabricación. Una de las claves “es que se te quede en la cabeza cómo se ha desmontado la moto para luego hacer el proceso inverso y encaje todo a la perfección; a veces hago fotos para no olvidar la posición en la que van las piezas y también me apoyó en vídeos de Internet”.

Otra dificultad no menor es conseguir las piezas de las motos clásicas, porque el objetivo siempre de Manuel es dejar la moto tal como salió de fábrica, devolverla a su estado original. Ese es el gran aliciente y la satisfacción más grande: ver la moto terminada tal como salió al mercado hace décadas.

Los recambios los busca en mercadillos, por Internet, en talleres especializados… “A veces me tiró meses para encontrar la pieza, ya que hay unas motos más cotizadas que otras dentro de la gama clásica”.

Está claro que Manuel es totalmente perfeccionista: “cada tornillo, cada pieza, el color de cada cosa tiene que ser el original de la época… lo que es zincado va zincado, lo que es cromado va cromado y lo que es pulido va pulido; no quiero mejorar la moto ni dejarla por debajo, sino tal como era en su origen”.

El resultado del trabajo bien hecho es espectacular. Si para el que no es muy aficionado a este mundo es una delicia contemplar estos vehículos, imagínense para los apasionados de las dos ruedas. “Lo más emocionante es cuando acabas la restauración y arrancas la moto, ese rugido añejo no tiene precio, es música celestial”.

El periodo medio para restaurar una moto no baja de los dos meses. En cuanto al coste, varía bastante según el modelo. Por ejemplo, una Ossa 160 puede estar en 4.000 euros. Manuel ha restaurado motos de todas las marcas clásicas: Montesa, Bultaco, Vespa, Ducatti, Ossa, Rieju, etc. Pero “la joya de la corona es la Bultaco Metralla MK2, que en su día fue la moto de serie más rápida del mundo, en 250 cc, llegando a los 170 km/hora”.

BannerLateralCNCEspejo

Sus clientes suelen ser vecinos de la Colonia y la comarca. “Muchos me paran cuando voy con alguna de mis motos clásicas, me preguntan si la he restaurado yo y me cuentan que tenían una igual y sus peripecias con la moto cuando eran jóvenes… lo que tuvieron que trabajar para pagarla…”.

“Y en algunos casos resulta que conservan la moto, que la tienen abandonada y le salta el gusanillo de restaurarla, pese a que no puedan conducirla porque estén mayores o no puedan sacarse ya el carnet. Pero verla reparada y reluciente ya es una satisfacción para ellos”.

Por último, reseñar que Manuel Álvarez asiste de vez en cuando a concentraciones moteras y a exposiciones, como una que se organiza en Alcalá (Madrid) donde se reúnen cientos de motos de marcas españolas.

Galería de Imágenes:

Compartir:

Contenido patrocinado

BannerLateralCNCEspejo
Carniceria de la rosa fuente palmera
legumbres el perdigon fuente palmera
papeleria antharas verano 2022
asesoria castillo
SOTOMELERO