Francisco Tubío asiste al XLI Congreso Nacional de Cronistas Oficiales celebrado en Jaén

tubio1

La ciudad de Jaén acogió a 97 Cronistas Oficiales llegados desde todas las ciudades y pueblos de España. Francisco Tubío Adame, Cronista de Fuente Palmera, presentó una comunicación titulada: Concurso de méritos a la Capellanía Mayor de La Carlota en 1778.

En la presentación del Congreso, el alcalde de Jaén, José Enrique Fernández de Moya, puso en valor la figura de los Cronistas Oficiales “como colaboradores gratuitos, altruistas de las administraciones locales, cultivadores de la historia a través de la investigación, defensores incansables de los patrimonios históricos, artísticos y culturales, y promotores de iniciativas para la acción cultural en los ayuntamientos y diputaciones, pues son vigilantes de los hechos históricos para el legado de nuestro futuro”. El regidor aseguró que los cronistas “trabajan por amor al arte, sin sujeción a una nómina, entregados por entero a la difusión de la cultura de nuestros pueblos, villas, ciudades, provincias y comunidades. Realizan un trabajo generoso que bien merece el reconocimiento de la sociedad actual y de las futuras generaciones que podrán valorar su labor siempre viva en los archivos”.tubio1Francisco Tubío, primero por la derecha

Entre las más de setenta comunicaciones que se llevaron a cabo, una fue la de nuestro Cronista Oficial, D. Francisco Tubío, que él mismo nos la resume de la siguiente manera:

Dispuso el Superintendente Olavide en 1768 dos Capellanes Mayores para el pasto espiritual de los colonos Juan Lanes Duval en La Carolina y José Lázaro Sánchez Rubio en la Carlota.

José Lázaro Sánchez Rubio muere en 1778 y  se procede a convocar un concurso de méritos entre los cuatro capellanes que regentaban las Parroquias de La Carlota, Fuente Palmera, La Luisiana y San Sebastián de los Ballesteros, para ocupar dicha Capellanía Mayor. 

Don Fernando de Quintanilla, Subdelegado de La Carlota, eleva el siguiente  informe a don Miguel Múzquiz:

“Excmo. Sr., muy Sr. mío: Con fecha 30 de junio se sirvió V.E. Remitirme de orden de S.M.N. el memorial de Don Marcos Hornillos; teniente de cura de la Carlota para que en su vista informe de sus circunstancias y si hay otro  de iguales o mayores, para servir la Capellanía Mayor de esta Población, vacante por el fallecimiento de D. José Lázaro Sánchez Rubio.

            Sobre que debo exponer, que don Marcos de Hornillo, fue religioso de la Santísima Trinidad que a mi llegada el año 1768, para dar principio a estos establecimientos, antes que el Superintendente general hubiese nombrado capellanes para el ejercicio y asistencia espiritual, pedí al superior del convento de la Rambla de dicha orden, me enviase un religioso idóneo para el sagrado ministerio y a consecuencia nombró a don Marcos Hornillo, que como tal religioso permaneció en el servicio espiritual de esta población, el año 1775, en que por atender socorro a una hermana viuda  se secularizó y en este nuevo estado le despachó el Superintendente con el título de capellán de las poblaciones con fecha de 12 de febrero del mismo año de 1775 con el sueldo de cuatrocientos ducados anuales.

            Don Pedro Jerónimo de Arbizu, Capellán y cura de la feligresía de la Luisiana, ha ejercido este ministerio desde la creación de dicha feligresía , es inteligente en el idioma francés y goza el sueldo de cinco mil reales, desde el 9 de enero de 1769, que el Superintendente general me pasó su abono.

            Don Santiago Didier, de nación francés, inteligente en el idioma castellano, tiene título de Superintendente de Capellán de esta población con fecha 1 de diciembre de 1768, goza del sueldo de cinco mil reales, y es capellán y cura de la feligresía de Fuente Palmera  y de su establecimiento.

            Don José Beloti de nación piamontés, inteligente en los idiomas  castellano, francés e italiano, capellán y cura de San Sebastián de los Ballesteros, goza de un sueldo de cuatrocientos ducados, tiene título de capellán despachado por el Superintendente General de fecha de 23 de octubre de 1772.

            Todos estos eclesiásticos que son los principales capellanes de estas poblaciones, se han portado con buena conducta, ejemplo y celo en su sagrado ministerio, sin que me conste que ninguno haya sido reprendido por su respectivo ordinario.

            Por lo que hace a sus méritos literarios que puedan tener les he pedido los correspondientes testimonios que originales como los han presentado los incluyo a V.E. para que mejor pueda formar concepto del mérito de cada uno. Que es cuanto puedo exponerle a V.E. en el asunto.

            Dios guarde a V.E. muchos años, como deseo. La Carlota, 30 de agosto de 1778. Fdo.: Fernando de Quintanilla a don Miguel de Múzquiz.”

Seguidamente se solicitan a los cuatro capellanes informes en los que acrediten sus méritos. Todo ello, se leva al Obispo de Córdoba, que propone para el cargo a Santiago Didier y Jerónimo de Arbizu, siendo designado como capellán Mayor Santiago Didier, Capellán de Fuente Palmera.

Don Santiago Didier fallece en La Carlota el 20 de enero del año 1780, a los sesenta y tres años; ostentaba el cargo de Capellán Mayor y Vicario Eclesiástico  de La Carlota, capital de las Nuevas poblaciones de Andalucía, a poco más de un año que lo había ocupado por concurso.

Hizo testamento ante el fiel de fhos y Notario mayor Ignacio del Pozo, el día anterior a su fallecimiento, instituyendo como  heredero de sus bienes a su sobrino Pedro Didier, que recibió, entre otros bienes, las suertes nº 11 y 29 del primer departamento que se le concedieron a su tío, como un colono más.

La inscripción de su defunción la hace don Marcos de Hornillo y está registrada en el libro primero de defunciones de la Parroquia de La Carlota.

                                               FRANCISCO TUBÍO ADAME

                                               CRONISTA DE FUENTE PALMERA

Compartir:

Contenido patrocinado

BannerLateralCNCEspejo
Carniceria de la rosa fuente palmera
legumbres el perdigon fuente palmera
papeleria antharas verano 2022
asesoria castillo
SOTOMELERO