PatrocinioCNCEspejo

Menos reflexión y más información

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
reflexion1

Las restricciones que impone la legislación nacional al derecho fundamental de información en las jornadas previas a la celebración de unas elecciones, y, muy especialmente, el día antes, durante la manida "jornada de reflexión", constituyen uno de los ejemplos más sangrantes del absurdo y muy paternalista intervencionismo estatal que, por desgracia, tanto impera en España.

Así, a la retrógrada prohibición de publicar y difundir sondeos electorales la semana antes de la cita con las urnas, se suma la imposibilidad de realizar cualquier tipo de propaganda política o petición directa de voto 24 horas antes del inicio de la jornada y durante el transcurso de la misma. Y ello, bajo la surrealista excusa de no influir a los electores a la hora de depositar su papeleta. En un país tan politizado como España, en el que los partidos protagonizan una eterna y constante guerra mediática por conquistar o mantener el poder, el hecho de suspender momentáneamente ese cansino bombardeo propagandístico es del todo incoherente y contradictorio. Pero lo grave es que, además, también resulta perverso y contraproducente.reflexion1

La información y la transparencia, siendo importantes en todos los ámbitos de la vida, representan un valor esencial para el correcto funcionamiento de la democracia. Los partidos deberían poder pugnar por cada voto hasta el último momento, intentando convencer a los electores de que la alternativa que representan es la mejor para sus intereses, sin inútiles cortapisas, más propias del siglo XIX que del XXI, al igual que los ciudadanos deberían contar con toda la información posible sobre las distintas propuestas y las posibilidades de victoria que ostentan los candidatos mediante encuestas de opinión. El hecho de votar implica el poder cambiar de opción en cualquier momento y por la razón que sea, bien porque un partido ha logrado cautivarle a pie de urna, bien para evitar que el resultado de un sondeo llegue o no a materializarse.

Los límites legales a esa fundamental labor de información pervierten el espíritu democrático y, lo que es aún peor, dejan entrever a las claras que el Estado y sus políticos aún tratan a los españoles como menores de edad, incapaces de tomar decisiones por sí mismos, y, por tanto, necesitados del amparo que otorgan los poderes públicos. Ya es hora de que España abandone esos arcaicos y pueriles mecanismos de proteccionismo y buenismo político para abrazar la democracia en un sentido amplio, tal y como sucede en otros muchos países, como Estados Unidos o Reino Unido, donde estas restricciones brillan por su ausencia. Es necesario apostar por una mayor y mejor información política en lugar de la inútil «reflexión» de postín.

Fuente: libertaddigital.com

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Contenido patrocinado

BannerLateralCNCEspejo
Carniceria de la rosa fuente palmera
legumbres el perdigon fuente palmera
goldtech tecnology fuente palmera
bordados Mari Banner Lateral
Banner Coviran Fuente Palmera
asesoria castillo
salon de celebraciones molino sotomelero
davilis Media Banner Lateral
Loterias Gamero 2021