Mª Carmen Ogalla: «El colegio y las familias tenemos que ir de la mano para erradicar el acoso escolar»

acosoescolar2

El acoso escolar o bullying es una problemática muy seria hoy en día y que va creciendo en la sociedad española. Un tema que afecta al alumnado, a las familias, a los profesores y a toda la comunidad educatica. En la siguiente entrevista, lo abordamos con María del Carmen Ogalla Navarro, directora del Colegio Federico García Lorca de Fuente Palmera.

acosoescolar2Mari Carmen Ogalla, en su despacho de direcciónEl autor sueco Dan Olweus, pionero en la investigación del acoso escolar, lo define como una conducta de persecución física o psicológica que realiza un alumno contra otro, al que elige como víctima en repetidos ataques. También se entiende como maltrato entre iguales por abuso de poder o el deseo consciente de herir, amenazar y/o asustar una alumno frente a otro. Estas definiciones, que nos las da la propia directora, nos sirven como premisa para comenzar la entrevista, en la que abordamos en profundidad el protocolo de actuación que se aplica en los centros educativos, el papel del profesorado, el de las familias y las estrategias que utiliza el colegio como medidas preventivas y aquellas para atajar los casos de acoso cuando estos, lamentablemente, se han producido.

María del Carmen Ogalla Navarro lleva 14 años trabajando en el Colegio Federico García Lorca de Fuente Palmera, los últimos siete como directora.

– ¿Cuáles son las líneas básicas del Protocolo de Actuación que se aplica cuando se detecta un caso de acoso escolar?

En primer lugar, hay que distinguir entre lo que es acoso y lo que es un conflicto aislado donde haya habido agresiones o violencia. En el escenario del acoso tenemos a una persona que es débil y que está en desventaja frente a otra que se siente superior. El que es más fuerte ataca al débil, pero lo hace de una manera reiterada y continua. Esto es lo que se considera bullying, que puede ser tanto físico como psicológico, con insultos o amenazas. Y la víctima se encuentra en una posición de la que no puede salir por sus propios medios. Cuando se observa esto en el colegio se empiezan a tomar las medidas. En primer lugar, el profesorado y todos los miembros de la comunidad educativa (monitores, administrativos, cocineros, familias, etc.) extremamos la vigilancia. Seguidamente, el caso se deriva a la dirección del centro y yo, en este caso, convoco al tutor del agresor y al tutor del agredido, si no es el mismo. En esta reunión también participan el jefe de estudios y la orientadora social. Una vez aportada toda la información sobre el caso, empezamos a aplicar medidas de dos tipos: una, garantizar que la persona agredida se sienta más segura y tenga menos miedo, y otra, advertir al agresor de la conducta que está tomando. De todo esto tiene que quedar constancia por escrito.

Una vez que se verifica que existe el acoso, se ponen en marcha unas estrategias que son de apoyo y protección al alumnado agredido para las medidas de modificación de conducta, es decir, el agredido siente que su autoestima está por los suelos, por lo que tutores, dirección, orientadora e incluso un Aula de Reflexión de la que disponemos en el centro, tenemos que hablar y dialogar mucho con el alumno para extraerle la máxima información posible y darle unas pautas de tranquilidad. En cuanto al alumno que está acosando, se le abre un parte de corrección disciplinaria y se reúne la Comisión de Convivencia del Consejo Escolar, compuesta por familias, padres y madres del Consejo Escolar y profesorado. A esta Comisión se invita también a los padres y madres del agresor y del agredido.

– ¿Se ha tenido que aplicar el Protocolo en alguna ocasión?

Sí, y actualmente estamos iniciando uno en el que ya se han citado a las familias y tenemos que empezar a aplicar las medidas rápidamente. Desde que existe el Protocolo, cada año tenemos que dejar grabado en el programa Séneca de la Consejería todas las faltas graves de convivencia que se producen en el centro para que quede constancia en la Delegación de Educación. Hasta ahora han sido muy pocas veces las que hemos tenido que grabar porque los conflictos no han sido graves, sino que se han resuelto en el colegio con el diálogo y aplicando las medidas internas. El año pasado hubo solamente un caso grave y este año hemos abierto otro. Lo que sí estoy observando este año como elemento diferenciador es que hay bastantes niñ@s con un comportamiento que no es el adecuado. En lo que llevamos de curso me han venido tres tutores con problemas serios de convivencia en sus aulas, pero no catalogados como acoso escolar, sino de suficiente importancia como para aplicar las medidas preventivas.acosoescolar3

¿Dónde se dan más los conflictos, en clase o fuera de ella?

Si es acoso, se da tanto en la clase como en el patio. Pero si hablamos de un conflicto de violencia en el que se insultan, se pegan o se ensalzan en una pelea, ocurre más fuera del aula. 

– ¿Qué medidas preventivas trabaja el centro?

Tenemos un Plan de Convivencia dentro de nuestro proyecto educativo donde están las medidas preventivas y también tenemos el llamado Plan de Acción Tutorial que tiene cada tutor con sus alumnos. El tutor tiene que actuar a través de dinámicas de grupo y trabajar los valores educativos de diversas formas como juegos, libros, películas, etc. En este sentido, ahora estamos trabajando la campaña de la canción «Se buscan valientes» de El Langui, que no sólo se pone a la entrada y salida de los niñ@s al colegio, sino que se están trabajando los contenidos de Lengua a través de la letra de la canción, sobre todo en los cursos de 5º y 6º. Lo que hacemos es apartar un poco las actividades del libro de texto y realizamos estas otras para trabajar más la convivencia en el aula, porque es fundamental que en la clase haya armonía y confianza entre los alumn@s. Es evidente que con este rap de El Langui se motivan más  Con esto quiero decir que debido al sistema nos centramos tanto en contenidos, contenidos, contenidos…que nos olvidamos de lo emocional. En mi opinión, y esto lo sabe mucha gente, los contenidos y los valores tienen que ir de la mano en este colegio. En este sentido, el profesorado está muy concienciado en general, pero hay que tener mucha paciencia, ya que aunque resuelvas un conflicto mediante el diálogo en vez de aplicar un castigo, al día siguiente nos vamos a encontrar con otro conflicto y así sucesivamente, por lo que hay que ser constantes. Otros conceptos que trabajamos diariamente son los de empatía y asertividad. Si los alumn@s interiorizan, vivencian y practican estas palabras y forman parte de su aprendizaje, triunfaran en el futuro.

Por otra parte, por normativa LOMCE, tenemos que celebrar una sesión de Tutoría una vez a la semana, con una programación donde se detallan las actividades para trabajar la convivencia. Por lo tanto, no se aplican las medidas en casos puntuales, sino periódicamente.

– ¿Os ha llegado en alguna ocasión la comunicación de un hipotético caso de acoso escolar desde las familias?

Este supuesto se dio hace tres años, pero estuvimos investigando y analizando el caso y finalmente no se trató de acoso escolar. Además, la orientadora intervino en varias ocasiones y corroboró que no era bullying. También quiero aclarar que muchas veces los profesores no percibimos lo que está pasando, bien porque en clase lo hacen en voz baja o con cautela para que no lo advirtamos, o bien porque en el recreo hay tantos niñ@s que nos resulta imposible controlar todo lo que pasa. Por ello, yo le digo siempre a los padres que cuando observen un comportamiento diferente en sus hijos -que están tristes, que no quieren venir al colegio, etc.- que investiguen ellos también y nos lo comuniquen. En la asamblea general que tenemos a principio de curso le trasladamos esta consigna a las familias.

– ¿Cómo se trata el tema de los observadores, aquellos alumn@s que son testigos y/o conocedores de las agresiones?

Al alumnado también le decimos que nos informen si perciben cualquier conflicto. Este asunto también es preocupante porque ese alumno o grupo de alumnos que están observando se suelen sentir pasivos, aceptando una conducta que no es justa. Saben que es una injusticia pero se muestran pasivos, ya que no tienen la capacidad de reaccionar y decir lo que está pasando porque ven a los agresores más fuertes y valientes. Con estos niños también tenemos que trabajar porque están tolerando una injusticia. De ahí viene la frase de la canción «…valientes de corazón…».

acosoescolar1– En tu opinión, ¿porque surgen estas conductas agresivas en los niñ@s y jóvenes?

Porque son niñ@s inseguros, con una autoestima baja, que interiormente no se encuentran bien. Lo que ocurre es que ven al débil y la agresión es una forma de sentirse ellos superiores. Buscan al que saben que van a poderle, bien porque tienen más fuerza física, porque el status social es diferente, etc. Pero se produce porque hay un conflicto en su interior, del tipo que sea, cada caso es un mundo. 

Por ello, insisto en que el castigo en sí no es efectivo, hay que actuar, pero ayudando también al agresor. Es muy importante que este escuche de los demás lo que opinan de él, porque así se da cuenta mejor de lo que está haciendo mal, tiene que interiorizar lo que está haciendo y ponerse en el lugar del otro. Esto se consigue hablando mucho con ellos, dialogando y haciendo actividades sobre los valores. De ahí que sea muy importante que desde pequeñitos se trabaje en este ámbito con los alumn@s, para que cuando terminen su etapa escolar, al menos tengan esos valores. Es un aprendizaje que tienen que hacer al igual que están aprendiendo matemáticas o cualquier asignatura. Los profesores tenemos que enseñar al mismo tiempo emociones, ya que eso va a motivar mucho más al alumno. Esto lo defiende la neurocirugía actual; si tú emocionalmente estás bien, el aprendizaje de contenidos es mejor. Así se lo digo a los padres en el Consejo Escolar, en las tutorías, en las reuniones con las madres delegadas… que no nos debemos obsesionar con los contenidos académicos, que por supuesto son importantes, pero junto a ellos van los sentimientos, y eso hay que trabajarlo para que en el día de mañana seamos unas personas íntegras. ¿De qué sirve saber mucho si luego no tenemos habilidades sociales, no sabemos escuchar al compañero o respetar al superior?. Para tener éxito en la vida hay que conjugar los valores con lo intelectual.

– Sobre el tema de los teléfonos móviles, ¿qué nivel de restricción hay en el Colegio García Lorca?

Aquí sólo se permiten en las excursiones de fin de curso, pero bajo un tiempo limitado, normalmente de una hora para que puedan hablar con las familias. La prohibición se estableció cuando hace unos seis años se detectó un caso de acoso a través del móvil en una excursión de un día. Entonces, en este tipo de excursiones no pueden llevarlos, y, por supuesto, no se pueden traer al colegio. Si pillamos a algún alumno con un móvil, se lo quitamos y llamamos a los padres para que vengan a recogerlo, pero este caso no ha pasado nunca. Aquí el único problema es en las excursiones porque quieren llevárselo para hacer fotos. 

– ¿Hay algún proyecto en este curso relacionado con el tema del acoso escolar?garcialorca2

Para el Día de Andalucía, que se va a unir al Carnaval, vamos a tratar el tema a través de la canción de El Langui. Personalmente, a mis alumn@s les recalcó la frase de «…se buscan valientes de corazón…», que se refiere a esas terceras personas que están observando el conflicto pero no saben o no se atreven a reaccionar. Para esta festividad, los alumn@s mayores del colegio han elaborado otro rap y lo van a interpretar. La verdad es que están muy identificados con la campaña porque el rap les gusta, lo cual les ayuda a motivarse. Y los profesores aprovechamos ese estado de ánimo positivo para hacerles reflexionar sobre los contenido de la letra. Para más adelante, tenemos previsto un otro proyecto sobre el bullying para 5º y 6º de Primaria.

– Por último, supongo que estarás satisfecha de que apenas haya casos de acoso escolar en tu colegio.

Sí, la verdad es que estoy muy contenta en ese sentido. Para terminar y aprovechando las líneas de este periódico, quiero insistir y transmitir a las familias que en el momento que detecten algo, que vengan y nos lo comuniquen, porque tanto se trate de acoso como de un conflicto, ambos hay que resolverlos de una manera o de otra. Pero si no me lo cuentan, yo no puedo actuar. Y cuando se produce un conflicto o un caso de acoso, las familias tienen que ir de la mano con el colegio porque para que las estrategias que se aplican en el centro sean efectivas, tienen que poner en práctica en casa una disciplina similar con el objetivo de no confundir al niño o niña. 

 

Compartir:

Contenido patrocinado

BannerLateralCNCEspejo
Carniceria de la rosa fuente palmera
legumbres el perdigon fuente palmera
papeleria antharas verano 2022
asesoria castillo
SOTOMELERO