La Asociación de Mayores El Tamujar conmemora el Día Internacional de la Mujer Rural


Dentro de las actividades a celebrar en el mes de octubre con motivo del Día del Mayor, se ha incluido en la programación esta fecha con la lectura de un manifiesto y un recital de poemas a cargo de l@s alumnos del Centro de Adultos y las compañeras/os del poeta colono, José Arévalo Espejo, pertenecientes al Taller de Poesía "Paco el cura".

La actividad ha tenido lugar en el patio, lleno de público, del centro polivalente de Silillos, presentando la misma el educador social de la Asociación de Mayores, Jesús Alinquer, que dio las gracias por la participación.


A continuación, el profesor del Centro de Educación de Adultos ha dado la palabra a uno de sus alumnos para dar lectura al manifiesto de la ONU sobre las mujeres rurales (texto al final del artículo). Una vez leído se comenzaron a recitar algunos poemas del libro “Al final del camino”, de María del Valle Rodríguez Martín, escritora de Fuente Carreteros que también se encontraba entre los asistentes.

En la segunda parte de la jornada se ha querido homenajear a la obra poética de José Espejo Arévalo con un recital de algunos de sus poemas que han visto la luz en varios de sus libros publicados. Poesía del pueblo como él la define.

La relación de poesías y sus intérpretes fueron:

Loli Peña: “A una rosa“.

Rafi López : “ El hambre”.

Carmela Caro: “A mi hermano del alma“.

Día mujer rural

Luisa Guisado: “Al río Guadalquivir a su paso por Córdoba“.

Rosi Martín: “Las prisas“.

Enriqueta Garrido: “Aniversario de bodas“.

Nati Carretero: “Sola”.

Jesulita Carretero: “A Paco el cura”.

Ángela Arroyo: “Descripción de mí mismo“.

Manolo Dugo, con su guitarra: «Canto a mi pueblo».

La Asociación El Tamujar continúa con las actividades del Día del Mayor este sábado con un almuerzo-fiesta en la Casa Grande de Fuente Carreteros. Y el martes 19 organizan el taller, “Salud, Deporte y Personas Mayores”.

gold tech

Manifiesto Día de la Mujer Rural

Las mujeres rurales se enfrentan al incremento mundial del coste de la vida

Conseguir la igualdad de género y empoderar a las mujeres rurales no solo es lo correcto, sino que es un ingrediente fundamental en la lucha contra la pobreza extrema, el hambre y la desnutrición.

Y es que, si las mujeres rurales tuvieran el mismo acceso que los hombres a los recursos, la producción agrícola en los países en desarrollo aumentaría entre 2,5 y 4% y el número de personas desnutridas en el mundo disminuiría aproximadamente entre un 12% y un 17% (FAO, 2011).

Sin embargo, las mujeres en entornos rurales se enfrentan a una discriminación significativa en lo que respecta a la propiedad, la remuneración, la capacidad decisoria o el acceso a recursos y mercados.

A estos obstáculos de base se une ahora la guerra en Ucrania, un conflicto que atañe intensamente a las mujeres ucranianas, pero también a las mujeres de todo el mundo y, más aún, a las rurales.

De acuerdo al último informe de ONU Mujeres al respecto, el actual varapalo a los mercados alimentario y energético no ha hecho sino intensificar las disparidades de género, provocando tasas de inseguridad alimentaria, desnutrición y pobreza energética.

Las interrupciones mundiales del suministro de petróleo, gas y materias primas, junto con los vertiginosos precios de los alimentos, el combustible y los fertilizantes, han provocado una crisis del coste de vida que amenaza la subsistencia, la salud y el bienestar de las mujeres, especialmente las rurales.

Los aumentos alarmantes de la violencia de género, el sexo transaccional para la alimentación y la supervivencia, el matrimonio infantil (con niñas obligadas a abandonar la escuela) y las cargas de trabajo doméstico y de cuidados no remuneradas de las mujeres y las niñas están poniendo en peligro aún más su salud física y mental.

Este Día Internacional cuya temática es «Las mujeres rurales se enfrentan al incremento mundial del coste de la vida», no olvidemos sus demandas, apreciemos su labor en el suministro de alimentos y servicios en zonas menos desarrolladas y reivindiquemos unas zonas rurales en las que puedan contar con las mismas oportunidades que los hombres.

La inestimable contribución de las mujeres rurales al desarrollo

Las mujeres rurales-una cuarta parte de la población mundial- trabajan como agricultoras, asalariadas y empresarias. Labran la tierra y plantan las semillas que alimentan naciones enteras. Además, garantizan la seguridad alimentaria de sus poblaciones y ayudan a preparar a sus comunidades frente al cambio climático.

Sin embargo, como señala ONU Mujeres, las campesinas sufren de manera desproporcionada los múltiples aspectos de la pobreza y pese a ser tan productivas y buenas gestoras como sus homólogos masculinos, no disponen del mismo acceso a la tierra, créditos, materiales agrícolas, mercados o cadenas de productos cultivados de alto valor.

Tampoco disfrutan de un acceso equitativo a servicios públicos, como la educación y la asistencia sanitaria, ni a infraestructuras, como el agua y saneamiento.

Las barreras estructurales y las normas sociales discriminatorias continúan limitando el poder de las mujeres rurales en la participación política dentro de sus comunidades y hogares. Su labor es invisible y no remunerada, a pesar de que las tareas aumentan y se endurecen debido a la migración de los hombres.

Mundialmente, con pocas excepciones, todos los indicadores de género y desarrollo muestran que las campesinas se encuentran en peores condiciones que los hombres del campo y que las mujeres urbanas.

Galería de Imágenes:

Compartir:

Contenido patrocinado

BannerLateralCNCEspejo


Carniceria de la rosa fuente palmera

legumbres el perdigon fuente palmera




visteme banner lateral 2022

papeleria-antharas-fp

gold tech

asesoria castillo

SOTOMELERO