clinica la victoria cabecera

José Espejo Arévalo presenta su libro de poesías «Retazos de una vida»

librojoseespejo1

Siempre que se presenta una obra literaria es signo de alegría, de que la cultura está viva y las inquietudes personales se comparten con los demás. En los últimos tiempos, están proliferando en Fuente Palmera y su Colonia las publicaciones de libros, ya sean novelas, relatos, poesías, etc. Ayer tuvimos un nuevo episodio con "Retazos de una vida", de José Espejo Arévalo, una obra cuyo autor dedica a Paco el cura.

librojoseespejo1La presentación tuvo lugar en la Casa de la Memoria como actividad perteneciente a la XXIII Primavera Cultural de la Asociación Ramón de Beña. Su presidenta, Rosi Martín, abrió el acto, en el que también participó Rosa Ramal León, vecina de Villalón y profesora de inglés del IES Colonial; Alicia Espejo Lucena, hija del autor; Manolo Dugo; y el protagonista, José Espejo Arévalo.

De padre colono y madre manchega, José Espejo Arévalo nació en Fuente Palmera a mediados del siglo pasado, en la posguerra tardía. De familia humilde, tuvo una infancia y adolescencia marcada por la necesidad y el hambre de la época, lo cual no impidió que su sed de saber y cultura emanaran en la primera etapa de su vida.librojoseespejo2 Sin embargo, no fue hasta recientemente, tras conseguir su jubilación, cuando se ha dedicado a expresar sus más íntimos sentimientos y pensamientos, dando lugar a «Retazos de una vida».

En la dedicatoria que abre el libro, José detalla que se lo dedica a su amigo Paco el Cura, «que me corrigió la mayoría de mis poemas y me dio siempre ánimo para seguir escribiendo. Al final me pidió que cada día cuando los pusiera en mi muro de Facebook lo compartiera en su muro también, lo cual me originó más de una riña que otra por las faltas de ortografía y mecanografía, mayormente. Por toda su comprensión y cariño y a la paciencia que tuvo para corregirme día tras día mis poemas antes de publicarlos en Internet». 

Pepe también hace una breve presentación dirigida especialmente a sus nietos para que «sepan de donde vienen y por lo que han pasado sus antecesores. Y sobre todo para que sepan la verdad de las cosas. Yo he hecho estos poemas o coplillas para decir parte de las cosas que han pasado aquí, en mi tierra y sobre todo a mi familia y a mí, así como para el que quiera aprender de este abuelo. En especial para que toda la juventud sepa las calamidades que hemos pasado antes de llegar hasta aquí. Le he llamado «Retazos de una vida» porque son pequeños trozos vividos, y según en las circunstancias que uno se encontraba, desde una perspectiva humana y económica».

«He procurado siempre ser fiel a mis sentimientos y mi forma de pensar, y he descrito todo aquello que me ha dado motivo para ello, a veces son pequeñas cosas, que a primera vista no tienen importancia, sin embargo para mí la tienen, púes me hacen llegar algún sentimiento. Yo les diré que los primeros versos que escribí fueron a las muchachas cuando tenía apenas catorce años, y ya me hacían tilín. Vamos, me hacían soñar por las noches, así que a ellas son las que más versos he dedicado durante toda mi vida».

En el prólogo, escrito por su hijo José Espejo Lucena, y leído ayer por su hija, Alicia Espejo Lucena, se define al autor como una persona inquieta, evolucionaria y revolucionaria, ya que desde muy pequeño empezó a sentir que algo no iba bien cuando debía irse a dormir sin comer, a sentir la necesidad de cambiar, de evolucionar y revolucionar. Empezó a interesarse por la cultura, el conocimiento y el saber a una edad muy temprana, aún cuando los «mandamientos» externos invitaban de manera amenazadora a no sentir ningún tipo de interés por estos temas. «¡Niño!, tú no aprendas tanto, que al que sabía un poco durante la guerra, lo mataban», solía escuchar. Durante su infancia compaginó el arduo trabajo de campo para saciar sus necesidades más básicas y ayudar a su familia, con el estudio y el aprendizaje autodidacta. Sólo ayudado y alentado por un selecto grupo de personas que se podrían contar con los dedos de una mano, pudo aprender a leer, escribir a mano y escribir a máquina.

Fue en su época joven cuando José Espejo empezó su etapa más creativa. Sus escritos y poesías eran una forma de desahogo interno, una forma de introspección, de hablar consigo mismo para llegar a conocerse un poco más y mejor. El presente libro no contiene ninguna de estas poesías, pero si el autor lo considera oportuno, serán material para la publicación de un futuro libro como otro retazo de su vida.

librojoseespejo3Durante su época más adulta y hasta prácticamente la actualidad, José dejó a un lado su proceso creativo ya que su vida diaria le impedía tener el tiempo necesario para poder plasmar en papel sus pensamientos e inquietudes. No obstante, existieron durante esta etapa ideas, pensamientos y sueños dentro de una privilegiada mente que, una vez cumplida su tarea para con su familia, han emanado a borbotones durante los últimos meses como si de un manantial natural enterrado se tratase llegando a su punto de saturación.

Su creación literaria esta vez quiere exteriorizarla de alguna manera, quiere que las personas que le rodean y las de más allá lleguen a conocerlo, interpreten sus ideas, se las discutan y sean provocados en el mejor sentido.librojoseespejo4 «Retazos de una vida» muestra una gran cantidad de textos y poesías de golpe, un deseo irrefrenable de mostrar sus pensamientos, de enseñar. Son una amalgama de poesías dedicadas prácticamente a todas las facetas de su vida: la amistad, el futuro, el amor, la naturaleza, etc.

Como colofón al acto de presentación, José Espejo Arévalo recitó algunas de las poesías de su libro, entre ellas la dedicada a Paco el cura, siendo secundado por algunos de los asistentes. Además, Manolo Dugo recitó la llamada «Canción para mi pueblo» y también la cantó con el acompañamiento musical de su guitarra. Incluso afirmó que en su opinión hay una docena de poemas a los que se les podría poner música perfectamente, dejando caer que se podría grabar algo al respecto. 

«Retazos de una vida» se pude adquirir al precio de 9 euros en la Feria del Libro de la Asociación Cultural Ramón de Beña que está instalada en la planta baja de la Casa de la Memoria, en horario de tarde (de 7.30 a 9.30) hasta mañana viernes.

 

Compartir:

El tiempo en Fuente Palmera

Contenido patrocinado

Carniceria de la rosa fuente palmera
el perdigon banner lateral
banner lateral Fenix 2024
deco pinturas onetti
naruma animaciones
Papelería Antharas
Buji Freedom banner lateral
asesoria castillo
SOTOMELERO