Carnicería De La Rosa - Fuente Palmera

Hace treinta años…en Camerún

Corría el año 1.985…. más o menos, pues a veces se pierde un poco la noción del tiempo, y con gran ilusión, esa es la verdad, aceptaba mi marcha a Camerún.

Eran momentos de cambio en España, momentos en que también una nueva España se abría al mundo y nacía un concepto nuevo,  “Cooperación Internacional”, que iba más allá de la caridad inspirada en sentimientos religiosos, más allá de la solidaridad política con pueblos que luchaban y sufrían la opresión, más allá de la ayuda económica a los gobiernos, o tal vez una suma de todo ello que daba lugar a la llamada «Cooperación Solidaria».

Pasé esta etapa apasionada, casi sin sentir. Mi primera salida a un país del llamado entonces «tercer mundo», un lugar donde el nivel de pobreza era de los más altos del planeta, pero donde al mismo tiempo encontraba la hospitalidad, la alegría de vivir y la dignidad multiplicada,  esa que acompaña a los pueblos pobres y generosos.

Pasaron mis primeros tres años con los que en principio, acabaría mi compromiso de colaboración. Pero… para mí no había sido más que un empezar. Había vivido de forma muy intensa y descubría que podía aportar mis conocimientos pese a mi escasa experiencia profesional, pero sobre todo había descubierto que tenía muchas cosas que aprender, entre ellas que la solidaridad era algo importante tanto que cambiaría toda  mi vida.

Pasé cerca de catorce años en ese país donde se fueron sucediendo etapas, momentos, guerras, catástrofes naturales y artificiales, triunfos y fracasos, amores y desamores, hasta que finalmente regresé a Cordoba, pero ahora ya contagiada de esa nueva visión del mundo que te hace sentir lo mejor de tu raíz y valorar lo mejor de otros pueblos.

Tuve suerte porque conocer esas realidades fortalece mucho, te arropa de grandes argumentos a favor de la justicia social y te da sentido claro y preciso de  la vida.

En consecuencia, en esos viajes de ida y vuelta tomé la firme decisión de dedicar mi tiempo, no sólo mi tiempo libre, a fomentar y vivir la solidaridad desde este pueblo, desde este mi país, con otros pueblos,  y así emprendí mi andadura larga y enriquecedora en la O.N.G. “Los amigos de Ouzal”, y comencé el apoyo al Comercio Justo, llegando como me acaban de clasificar a ser agitadora de la solidaridad.

En fin, podría contar que fui muy privilegiada al conocer y aportar lo que sabía y tenía en un momento determinado de mi vida, tal vez por eso mismo valoro y doy mucha importancia al voluntariado y a todo aquello que promueva un acercamiento a esa realidad de pobreza económica y riqueza humana.

Me he enriquecido conociendo a  muchas personas que han colaborado dando una parte de su vida en cooperación o voluntariado, y algunos de ellos, los menos, son ahora activistas y profesionales de la solidaridad y valores humanos, tan necesarios para los tiempos que corren y promotores de la Cooperación Internacional convencidos como yo de que «otro mundo es posible».

Algunos han tenido la oportunidad de continuar en ese mundo profesionalmente, tal vez por estar en el lugar adecuado y el momento oportuno, o tal vez por la capacidad de desprenderse de la vida de confort, o por su capacidad profesional muy  valorada en este mundo de la Cooperación en el que no solo basta la voluntad, sino que también es necesario estar preparado para hacer las cosas bien hechas.

Sin duda que aprendí mucho en la familia, en la calle, con los amigos/as, en la escuela y en la universidad, pero también compartiendo día a día con los Mafá, en las noches sofocantes esperando la llegada de aquellos que cruzaban las fronteras, en las calles de Maroua donde centenares de niños/as divagaban sin nadie que les protejiese y sin nada que comer…De ahí que os invito a tod@s a vivir una experiencia solidaria pues  marca para toda la vida.

Compartir:

Contenido patrocinado

BannerLateralCNCEspejo


Carniceria de la rosa fuente palmera

legumbres el perdigon fuente palmera




visteme Banner Lateral BF 2022

papeleria-antharas-fp

gold tech

asesoria castillo

SOTOMELERO