clinica la victoria cabecera

De campamentos en El Rocío

Quesos Quinkana - Prolact Fuente Palmera

campamentos1

Con el lema ¡Da el paso y se feliz!, cerca de ochenta niños y niñas de entre 9 y 17 años, junto con veinte monitores, un equipo de cocina y los párrocos D. Patricio Ruiz y D. Carlos Sanz,  pusieron rumbo a tierras onubenses para pasar unos días en la Casa Hermandad de Córdoba que hay en la aldea del Rocío.

Se trata de los primeros campamentos organizados por la Parroquia de Fuente Palmera, una experiencia que ha resultado enriquecedora y muy entretenida y que se desarrolló entre el 26 y el 31 de julio.campamentos1 La iniciativa surgió del párroco Patricio Ruiz, que en una serie de reuniones parroquiales en la comarca conoció la existencia de estos campamentos a través de la Escuela Diocesana Gaudium de Córdoba, que lleva realizándolos más de diez años. Patricio propuso la actividad a jóvenes colonos con experiencia en el trabajo con niñ@s, caso de Santi González y Cristina Adrian, entre otros. El objetivo era conformar un grupo de voluntarios que coordinaran tanto las actividades de ocio, como las educativas y religiosas a lo largo de esos días en El Rocío. Antes hubo un trabajo previo de animar a los jóvenes a apuntarse, las pertinentes inscripciones y darle publicidad al viaje. Una vez inscritos los cerca de 80 niños y niñas, se dividieron en dos grupos por edad, estableciéndose un campamento infantil para los de 9 a 15 años y otro juvenil para los de 16 y 17 años. Cada uno tenía sus propias actividades, y no sólo se realizaron durante el día, sino que hubo algunas de carácter nocturno. Por ejemplo, una de ellas era un paseo en coche de caballos, donde los pequeños iban montados en el carro y los mayores en los caballos.

Como nos cuenta Cristina Adrián, «las actividades seguían un detallado organigrama. Por la mañana siempre se hacía una salida, bien a la playa, a la piscina o alguna ruta de senderismo.campamentos3 Luego se regresaba a la casa, tenía lugar el almuerzo y después siesta o cine, a elegir. Por la tarde se desarrollaban una serie de talleres. Posteriormente se celebraba la misa y cada noche había una velada temática, como por ejemplo una fiesta pirata, otra de las tribus, la noche del terror o diversas gincanas, como la de descubrir un tesoro a través de una serie de pistas. Estas fiestas se organizaban sin que los niños y niñas supieran la temática, lo cual dotaba de un punto más de emoción a dichas veladas».

En definitiva, unas actividades con un laborioso trabajo por detrás. De hecho, los organizadores, voluntarios y monitores se estuvieron reuniendo cada semana durante los dos meses previos al campamento para ir hilvanando toda esta programación. Además, parte del material se llevó al Rocío varios días antes de los campamentos. Y el mismo día de partida, los monitores salieron un rato antes de Fuente Palmera en un minibus para recibir a los niños y niñas en las puertas de la Casa Hermandad de Córdoba, para lo que prepararon una coreografía de bienvenida, con el himno del campamento incluido. En resumidas cuentas, ¡que se lo han currado tela!. Por tanto, no es de extrañar lo bien que se lo han pasado todos los jóvenes, y al mismo tiempo los mayores viendo sus caras de felicidad.campamentos2

También es cierto que para algunos de los más pequeños era la primera vez que hacían un viaje de estas característica e incluso que dormían fuera de su casa, por lo que la primera noche fue algo más complicada. «Pero a partir del segundo día la adaptación fue total, hasta el punto que querían quedarse más tiempo y alguno echó una lágrima en una despedida muy emotiva», señala Cristina.

Por otra parte, estos campamentos han girado en torno a los diez pasos que ha dado el Papa Francisco para ser felices, los cuales giran en torno a valores como el optimismo, esfuerzo, tranquilidad, amor, paz, darse a los demás, respeto al medio ambiente, los sacramentos, aceptar a los demás y la libertad. En cada jornada, los niños y niñas hacían un trabajo grupal sobre cada uno de estos valores y lo exponían durante la misa.

Los monitores y cocineros han vuelto muy ilusionados, hasta el punto que en octubre empezarán con la preparación de los campamentos de 2016, en los que se espera una gran acogida y participación de los colonos y colonas.

Como colofón a este reportaje, les dejamos un escrito que han realizado los monitores como valoración de estos campamentos:campamentos4

¡Da el paso y se feliz!

Con este lema el pasado 26 de julio 75 niños, junto con 20 monitores y equipo de cocina y los párrocos D. Patricio y D. Carlos de La Colonia de Fuente Palmera ponían rumbo a pasar unos días en la Casa Hermandad de Córdoba que hay en la aldea del Rocío.

Los niños y niñas de todas las edades han vuelto encantados con el desarrollo y la experiencia que han vivido todos estos días; desde paseos en coche de caballo, talleres de galletas y fondant, decoración de camisetas, el taller de máscaras, etc. Pasando por gymkanas, hasta acabar con  veladas con barcos piratas, una asesinato en nuestro patio, la invasión de una tribu, etc. Recordando que nada de esto hubiera sido posible sin la compañía de la escuela diocesana de Gaudium, quienes nos han aportado su experiencia para que todo saliera de la mejor forma posible.

Los monitores y cocineros también volvemos ilusionados, y muy contentos con el desarrollo de nuestro campamento, ya que al ser novatos en la tarea todo ha salido como esperábamos, sin ningún contratiempo que nos hiciera parar la rutina; tanto es así, que en octubre empezaremos con la preparación de los Campamentos de 2016, en los que esperamos una gran acogida y participación de los colonos.campamentos6

No nos podemos olvidar del verdadero protagonista de esta bonita aventura, el Señor, quien nos ha acompañado en todo momento, durante las misas, catequesis, risas, bailes, momentos de verdadera emoción… A los monitores durante su rezo, dándoles ánimo y fuerza para continuar, a los cocineros para soportar momentos duros y vivir con alegría los de felicidad. A todos, Él nos ha ayudado y por eso debemos estarles muy agradecidos.

El optimismo y esfuerzo de los mayores junto con el amor que aportaban los niños han sido los componentes para que la paz y la tranquilidad brillen en este campamento.

Nos dimos a los demás con el fin de servir y no de ser servidos, porque no hay nada más gratificante que la sonrisa de los niños.

Aprendimos que la Eucaristía es un  Sacramento muy importante y que la libertad consiste en realizar cosas buenas como cuidar el medio ambiente, aceptando la responsabilidad que ello conlleva.

Estos son los diez pasos en torno a los que ha girado nuestro campamento, pasos  que el Papa Francisco nos dio para ser felices. En las catequesis y nuestro día a día hemos intentado sembrarlos en cada uno de nuestros niños.

¡¡ Qué gran verdad nos ha confesado el Papa, pues HEMOS SIDO REALMENTE FELICES!!campamentos5

Compartir:

Contenido patrocinado

BannerLateralCNCEspejo


Carniceria de la rosa fuente palmera

legumbres el perdigon fuente palmera




visteme Banner Lateral BF 2022

papeleria-antharas-fp

gold tech

asesoria castillo

SOTOMELERO