clinica la victoria cabecera

Alejandro B. Galán arroja luz sobre la «fuentecilla» del Cerro de la Poza

Patrimonio
El arquitecto colono, conocedor y defensor del patrimonio histórico e hidráulico del municipio, afirma que la protección de este yacimiento sería un valor añadido dentro del proyecto del futuro corredor verde del núcleo de Fuente Palmera que presentó al Ayuntamiento en 2017.

Hace dos semanas les contábamos el hallazgo de una antigua fuente en las obras que el Ayuntamiento de Fuente Palmera estaba realizando en el Cerro de la Poza para construir un sendero peatonal y embellecer este entorno, incluido en la Ruta de las Fuentes Carolinas, primera ruta turística oficial de La Colonia.

Con el objetivo de completar y corregir aquel artículo porque se trata de un redescubrimiento y existen bastantes datos sobre dicha «fuentecilla», hemos realizado la siguiente entrevista a todo un experto y reconocido investigador en este ámbito como es Alejandro Bernabé Galán Díaz.

banner lateral Fenix 2024

En primer lugar, ¿nos puedes explicar con detalle ante qué tipo de fuente estamos, su historia, su uso, etc.?

Lo primero es definirla corrrectamente. La «fuentecilla» de la poza no es una «fuente» realmente. Es un aliviadero por donde manaba el agua en las épocas lluviosas de mayor escorrentía subterránea proveniente de ese cerro. La fuentecilla-aliviadero siempre estuvo a la vista, lo que pasa es que no se veía directamente a distancia, porque había una higuera que la camuflaba y posteriormente los movimientos de tierras del campo de golf y el vallado del mismo también la acorralaron contra el camino antiguo.

No se sabe en realidad qué se construyó primero, si la poza o la «fuentecilla», pero es posible que daten de finales del siglo XIX. La poza reagrupaba mucha agua del cerro y en años lluviosos, aparecía el terreno más abajo empapado con una surgencia natural de agua que duraba meses. Posiblemente eso dio pie a ejecutarse ese aliviadero que se tiraba luego meses brotando agua decantada del cerro. Esa agua era menos dura y de mejor calidad, según cuentan, que la de la Fuente Pública Mayor (Conjunto Hidráulico Histórico). Posiblemente por la gran cantidad de depósitos de grava que hay en ese cerro.

La «fuentecilla» presenta dos bocas de salida (dos chorros), hechos con trozos de ejes de las antiguas carretas. La primera a más altura sería la primera que se utilizó y la segunda de mayor diámetro y más baja, posiblemente se hizo hace un siglo cuando se mejoró la canalización metiéndose una cañería de plomo por la atarjea que penetra por su espalda.

En las pozas rurales hechas en cotas superiores en terrenos con pendiente, se solía realizar este tipo de binomios para ahorrar la extracción del agua a mano durante algunos meses y que el ganado pudiera beber de forma más rápida y más cómoda la gran cantidad de agua que demandaba. Ya en verano o períodos de sequía, normalmente tocaba tirar del polipasto y cubeta. O polea y pellejo para extraer el agua de la poza y llenar las pilonas y los cántaros a mano.

¿Crees que es posible recuperar el agua de la poza?

Yo creo que sí. Para ello habría que descubrir de nuevo su acceso (boca), colocar una puertecilla de seguridad bajo llave y limpiar el fondo del pozo de escombros y basuras para que vuelva a cargarse de agua. Lo que no sé es si con estos largos períodos de escasez de lluvias, cada vez más frecuentes, veremos alguna vez subir el nivel freático lo suficiente como para que el agua alimente a la atarjea de la «fuentecilla» y vuelva a echar agua desde el otoño hasta la primavera como antaño.

Fue hace ya unos 22 ó 23 años cuando tapiaron la boca de la poza para evitar caídas y accidentes. Le taparon el ojal por donde se sacaba el agua, aunque por esa época no tenía agua porque su fondo ya estaba cegado de escombros y basura, como he dicho antes.

¿Qué piensas de la obra y proyecto iniciados aquí por el Ayuntamiento?

Todo lo que vaya en la dirección de su puesta en valor y asegurar este acervo hidráulico a las generaciones futuras, ha sido una buena decisión. No obstante, no comparto que se haya eliminado la rasante natural de la poza, ya que su brocal de ladrillos no está bien cogido con un buen mortero rico en cal. Al ser una construcción austera y económica en su época habría que haberla tocado lo justo. Además, el rastro de las cantareras (espacios donde se colocaban los cántaros) ha desaparecido. A igual que la posibilidad de haber podido estudiar restos de aperos, herrajes de mulos, restos cerámicos, para fechar mejor todo su período de vida y de uso.

Buji Freedom banner lateral

Por último, ¿cuál es la relación entre el Cerro de la Poza y un proyecto de creación de un cinturón verde para Fuente Palmera que presentaste en 2017?

Pues que esta zona está incluida en los siete kilómetros que tendría ese corredor o cinturón verde. Sin duda, la protección y puesta en valor del yacimiento histórico de la Poza y su «fuentecilla» es un valor añadido dentro de dicho proyecto director, el cual debería ser recogido de manera imprescindible en la siguiente revisión del Planeamiento General de la Colonia de Fuente Palmera, como un Sistema de alto valor social, deportivo, paisajístico, natural, climático y como reservorio de agua subterránea.

De hecho ya hay municipios cercanos que llevan lustros incorporando estas soluciones en sus planeamientos urbanísticos y poco a poco se han ido desarrollando, hasta empezar a ver ya muy cercano su espectacular resultado final. Es el caso de Córdoba capital donde se ha acelerado el proceso y la posible culminación de un verdadero cinturón verde ya planificado hace décadas y que se hará realidad muy pronto. Los expertos aseguran que se amortiguarán las altísimas temperaturas que sufrimos los cordobeses en verano y que durante esos meses duros, serán espacios muy agradables térmicamente para disfrutar a la caída del día y durante la noche.

En ese futuro cinturón verde los ciudadanos recorrerían sus siete kilómetros a pie, en bicicleta, incluso a caballo, sin preocuparse del tráfico. Además, resuelve la demanda histórica del paso peatonal a Santa Magdalena y hacia el cementerio.

También tengo que decir que a ese proyecto de anillo verde se añadió posteriormente un estudio que hizo el biólogo colono, Manuel Castel, después de un recorrido que hicimos para detectar todo tipo de fauna. Parece mentira ahora, pero cuando el arroyo llevaba agua las nutrias del Guadalquivir subían hasta aquí. Y así otras especies de aves, por ejemplo. Se trata de un valor ambiental que no se conoce en La Colonia. En definitiva, estamos hablando de un proyecto multidisciplinar que estaría guiado por distintos profesionales y se podría ejecutar en fases. Creemos que se puede valorar. Nosotros encendimos la mecha pero ahora hay que moverlo a nivel político.

Por otra parte, junto al arqueólogo Iván González Tobar, presentamos asimismo un proyecto para elaborar una Carta Arqueológica debido a la gran cantidad de yacimientos -unos 20- que tenemos en el municipio anteriores a la colonización, la mayoría romanos.

Compartir:

El tiempo en Fuente Palmera

Contenido patrocinado

Carniceria de la rosa fuente palmera
el perdigon banner lateral
banner lateral Fenix 2024
banner antharas 23-24
bordados mari marzo 23
lona gold technology
Buji Freedom banner lateral
asesoria castillo
banner SOTOMELERO