La hoja en blanco tras la noche en blanco

Hoy es domingo por la mañana.

Empieza oficialmente el verano y la temperatura es agradable en Córdoba mientras desayuno con más calma de lo habitual, y observo por la ventana el ritmo tranquilo de la calle con menos coches: gente que pasea, gente que va a misa, gente que rebusca en el contenedor de la esquina, gente que hace footing, hay gente para todo... Y por último, otra gente -los más flamencos- que se acuestan después de Una Noche en Blanco.

 

Es el momento perfecto para dar los últimos sorbos a mi taza de café, encender el ordenador, abrir una página en blanco del word y empezar a escribir estas líneas. De paso, estrenar este blog personal: Stand By.

 

Una pausa intermitente en mi ritmo diario, en mi frenético ritmo diario, tomándola como un regalo eventual y periódico, casi como un ritual, quizás sin pensarlo demasiado pero saboreando el momento y siendo consciente de lo necesario y placentero que puede llegar a ser detenerse a pensar, robarle a la jornada y a la rutina unos minutos y pararme a escribir. Desacelerar el ritmo diario y aprender a escuchar esa maraña de información que vamos acumulando en el disco duro de nuestra memoria personal, y que a veces, de tanta saturación, no llegamos a ordenar y analizar. Stand by y reiniciar…

 

Y es que, a veces, tantos árboles no nos dejan ver el bosque…

 

¿Y de qué hablar? ¿Y para qué? ¿Por qué? Eso ahora mismo no me preocupa… Quizás lo importante y lo necesario no sea intentar ponerle vallas a ese campo, a ese bosque, y establecer unas reglas, una temática y unos límites… El día a día y el tiempo marcarán esas pautas y mi opinión sobre diversos temas, y lo importante será precisamente esa LIBERTAD con mayúsculas de tener y poder contar con este espacio personal para expresarme, aprovechar esta rama que fuentepalmerainformación.es me da (gracias infinitas) para asomarme, observar el horizonte y pensar, hablar… incluso divagar sobre cosas que me parecen interesantes, que hay que contar.

 

En definitiva, una pequeña pausa activa como esas luces rojas de algunos aparatos domésticos cuando están apagados, pero no del todo: Una pausa para mí al escribir pero también para ti, que leerás esto antes de mover el ratón y abrir otra ventana. O al menos eso espero.

 

Bienvenidos… y prepárense para la segunda parada.

 

A rellenar muchas hojas en blanco.

Compartir:

Contenido patrocinado

BannerLateralCNCEspejo
Carniceria de la rosa fuente palmera
legumbres el perdigon fuente palmera
papeleria antharas verano 2022
asesoria castillo
SOTOMELERO